The End of the F***ing World

The End of the F***ing World

“Pensé que estaría bien matarla y fingí enamorarme de ella”

Así comienza  The End of the F***ing World, un maravilloso viaje hacia el autoconocimiento de dos jóvenes que apartan los cánones del amor romántico para dejar fluir sus miedos y rarezas hasta ser capaces de mostrarse tal y como son.

Está claro que las series británicas nos tienen conquistados, con títulos como Peaky Blinders o Black Mirror. Pero lo de The End of the F***ing World es de otro pu*o mundo.

Jhonatan Entwistle no pudo tener mejor idea que la de trasladar esta historia de cómic a la pantalla, sabía que tenía los ingredientes perfectos para triunfar.

Dos jóvenes con una estética cautivadora  que ni encajan, ni quieren encajar. Un road trip bañado de sangre, al más puro estilo Tarantino. Una historia de amor rocambolesca con besos forzados y manos quemadas. Una banda sonora que acompaña en todo momento de manera magistral. Y un final lleno de giros de guión que te deja con el corazón en un puño.

En menos de 3 horas de duración The End of the F***ing World te monta en una montaña rusa de emociones que te dejará exhausto y con la sensación de haber vivido en la piel de sus protagonistas. Alyssa, una adolescente con ganas de meterse en líos, con una melena rubia que nos recuerda a Patricia Arquette en Amor a Quemarropa, y James, un psicópata a lo Dexter teen, que podría haber salido perfectamente del imaginario más oscuro de Wes Anderson.

Todo este viaje es necesario para descubrir que “Una persona no puede ser la respuesta. Las personas no son respuestas, solo son más preguntas”. ¡Viva el amor en los tiempos de Netflix!.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *